Recomendaciones para una sesión

Para que una sesión de fotos con perros salga lo mejor posible, suelo dar unas recomendaciones tanto previas como durante de la sesión. Estas recomendaciones varían, dependiendo por ejemplo de si la sesión de fotos se va ha hacer en exteriores o en el estudio.

Cuando contactáis conmigo, os suelo decir cuales son en la conversación previa, pero no está de más comentarlo en el blog.

Primero me voy a centrar en las recomendaciones previas a una sesión en estudio, ya que es dónde se tiene que tener más en cuenta estas indicaciones porque en exteriores apenas influye.

Antes de la sesión, debemos sacar un ratito al perro por dos razones principalmente. La primera de ellas es para que haga sus necesidades antes de la sesión y la segunda para que libere un poco de energía, por lo que estaría genial que corriese un poquito, pero recalco lo de poquito, ya que no lo queremos agotado, ni que venga sofocado o sofocada a la sesión.

Antes de empezar la sesión en el estudio, es fundamental darle al animal unos minutitos de adaptación y que vaya oliendo el estudio para sentirse a gusto. Esto último a veces también afectará si estamos en exteriores, ya que muchas veces veremos que estará inspeccionando la zona y habrá que esperar a que huela todo lo que desee.

En cuanto empieza la sesión de fotos en estudio, cómo ya he dicho en múltiples ocasiones, lo principal es el perro, por lo que no se hará nada que no le guste y si se prueba algo que vemos que no le gusta… Pues a otra cosa. Además de esto, todo lo reforzaremos con juegos y con premios de comida rica. Por esto último, siempre llevo conmigo alguna pelotita, cuerda para morder, comida… Pero si tenéis alguna comida que le guste en especial, o si es alérgico o alérgica o tiene una pelota favorita, siempre os pido que lo traigáis a la sesión.

Además de todo esto, mi mayor recomendación es para vosotros y vosotras y se llama paciencia, hay que venir con la mayor tranquilidad posible y no frustrarse, ya que iremos al ritmo que marque el perrete. No os preocupéis por el tiempo, siempre con calma y tranquilidad los resultados salen.

Por último y también para la parte humana, tener una actitud colaborativa es maravilloso. ¿A qué me refiero con esto? Muy sencillo me encanta que forméis parte de la sesión y que participéis en ella. Por ello, os suelo dar indicaciones para que por ejemplo, dirijáis la mirada del perro, ya que muchas veces os siguen con la mirada.

Esto es un breve resumen como siempre y hay que tener en cuenta que cada perro es un mundo y no todo vale con todos, por lo que muchas veces hay que ver y probar que le gusta a cada uno de ellos.


 

Comments are closed.